Una regla para detectar el grado de curiosidad

DicereGlobalArtículos, Blog Español, Fran ChuánLeave a Comment

Si hablamos de creación, es clave contar con una curiosidad insaciable.

Cuando ayudamos a organizaciones, grandes o pequeñas, a desarrollar el espíritu emprendedor interno, nos enfrentamos a comenzar por algo tan básico como la necesidad de estimular la curiosidad.

Por ejemplo, si durante una reunión de reflexión, un miembro de un equipo no tiene preguntas, deberíamos preocuparnos. Todo el mundo ha de tener capacidad para buscar información, discernir e identificar aquella que pueda aportar valor y, por último, analizarla y conceptualizarla para convertirla en nuevas ideas.

consultoria_innovacion

Si esto falla, es probable que fracasemos en nuestro intento de crear ese espíritu emprendedor (corporativo o no). Y tendremos que fijarnos en las reacciones de los demás miembros del equipo ante preguntas llenas de curiosidad.

Para ello, ahí va una regla:

  • Si tras un pregunta llena de curiosidad viene una respuesta, una afirmación o una pregunta cerrada, es probable que debamos mejorar.
  • Si, tras esa misma pregunta, viene una pregunta abierta que explore las razones de la pregunta, del tipo “¿cómo has llegado a esa reflexión?” o “¿qué crees que sería mejor?”, quiere decir que se está abriendo el diálogo, la exploración; en otras palabras: que vamos bien.

Fran Chuán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *