SEPTIEMBRE – Pregunta 8 – ¿Por dónde comenzar a innovar?

DicereGlobalBlog Español, Newsletter 2016Leave a Comment

cubo-formas-02Cubo con formas

Llega el momento de ordenar el caos. No todo vale en nuestro Sandbox. Hay algo ahí que nos impide introducir una pieza en cualquier hueco. Aunque no acertamos a saber bien qué es. Observar y probar. Aprender.

Aprender que la libertad también tiene sus normas. Y confiar en que las llegaremos a desentrañar. En que habrá un día en que este jeroglífico intratable se nos mostrará nítido e inofensivo.

 

¿Por dónde comenzar a innovar?

A lo largo de nuestras siete preguntas anteriores hemos ido desgranando los distintos conceptos que, según nuestra experiencia, más preocupan a directivos y colaboradores cuando se preguntan acerca de cómo incorporar la innovación en su organización. Durante estos siete meses hemos revisado qué es Cultura y qué es Innovación, por qué y cómo Innovar, cómo conocer nuestras fortalezas y debilidades ante la innovación, y cuál es el estilo de liderazgo que la facilita.

Poco más hay que decir en cuanto las piezas que conforman el puzle. Sí, ya… ¿Y ahora qué? ¿Por dónde empezamos a construir?

En primer lugar, tenemos que tener claro que nuestros puntos de partida han de ser:

  • Necesidad: aprender y adaptar los Conceptos-Métodos-Herramientas propios de la innovación a nuestra organización.
  • Objetivo: obtener resultados lo antes posible.
  • Objetivo de nuestro objetivo: demostrar, y demostrarnos, que nuestro proceso de innovación funciona, que es posible aprender y generar un nuevo proceso, producto, servicio, etc.
  • Expectativa realista: los primeros resultados no van a ser “revolucionarios” sino que han de ser “evolucionarios”.
  • Primera tarea: neutralizar nuestras debilidades, apoyándonos en nuestras fortalezas.

El hecho de trabajar focalizados en salvar nuestras debilidades nos llevará a crear los espacios físicos y virtuales, a dotar a los equipos de los conceptos, métodos y herramientas necesarios para la innovación. Y esta labor nos ayuda a crear un marco de confianza más poderoso, más generativo, más colaborativo. Estaremos moldeando la cultura hacia la Innovación.

También el tempo es importante. Debemos movernos “sin prisas, pero sin pausas”, todo desde la perspectiva de “vísteme despacio que tengo prisa” y “despacio y buena letra”.

¿Conoces algún dicho que anime a ir muy deprisa para tener éxito?


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *