JULIO – Pregunta 6 – ¿Cuáles son nuestras debilidades?

DicereGlobalBlog Español, Newsletter, Newsletter 2016Leave a Comment

pelota-02Balón

Inasible, inestable… el balón nos reta con su apariencia simple y su naturaleza imprevisible.

Elemento sobrio: una simple superficie lisa y tersa, sin aristas, ni ángulos, ni lados. Y a pesar de ello, esa burbuja sólida oculta un sinfín de posibilidades. Se escapa con facilidad. Luego regresa. Una simple ráfaga de viento puede alterar su devenir. ¿Cómo convivir con la complejidad de lo esférico?

¿Cuáles son nuestras debilidades?

El gran inconveniente con nuestras debilidades no es tanto el tenerlas, sino el desconocerlas.

Para detectar las debilidades de una organización que aspira a desarrollar su Cultura de la Innovación nosotros nos apoyamos en www.innoquotient.com.

Como podemos ver en esta imagen resultante del diagnóstico IQ, esta organización tiene serias debilidades en:Questionario_IQ_resultados

  • El acceso al conocimiento (posición #53 con una media de 1.67 sobre 5).
  • La disponibilidad de recursos, sobre todo pequeño capital para experimentar (#54 con 1.33).
  • Tienen una burocracia densa y limitativa para la agilidad (#51 con 2.00)
  • No disponen de procesos ni habilidades para la ideación, filtrado de las ideas y priorización de las mismas.

Una situación de este tipo puede llevarnos al bloqueo o al desconcierto, sin embargo, la experiencia de estos 12 años nos permite afirmar que es de fácil solución, siempre que haya voluntad por parte de los directivos:

  • Propondríamos adquirir el conocimiento de cómo generar ideas reformuladas y detectar oportunidades sobre cómo reducir burocracia.
  • Hemos vivido suficientes veces casos parecidos como para garantizar que en muy pocas semanas podrían obtenerse los tan anhelados “quick wins”.
  • Además del beneficio en los resultados, se generaría un espíritu diferente en las personas, que haría que cada vez fuera más fácil innovar y mejorar los resultados.

Este pretende ser un sencillo ejemplo de cómo conocer nuestras debilidades y poder convertirlas, poco a poco y de forma dirigida, en fortalezas.

No hay mal que por bien no venga. Un muy feliz verano.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *