Ocho falsos mitos sobre la innovación

Fran ChuanFran Chuán, NoticiasLeave a Comment

fran

Fran Chuan, presidente de ToBeInn, los rebate uno a uno

Todo el mundo ha oído hablar de la «cultura de la innovación», pero muy pocos saben definir exactamente en qué consiste. Y la generalización de algunas creencias erróneas sobre la innovación tampoco ayuda. Fran Chuan, consejero delegado de Dícere y presidente de la red de innovación ToBeInn, se encargó de revisar y de desmontar algunos de estos tópicos en la sesión de continuidad «Ocho errores típicos ante la innovación«.

  1. «La innovación es una cuestión tecnológica» A la innovación se llega usando los dos lados del cerebro: el lado izquierdo (lógico, analítico) y el lado derecho (emocional, intuitivo). El problema, explica Chuan, es que «no estamos educados para estimular la parte derecha del cerebro, la parte creativa». Empresas como Ikea, Southwest Airlines o Tesla Motors tienen en común que son innovadoras, pero también que se centran en las personas: «han sabido crear un ecosistema de empleados y colaboradores motivados y estimulados» y por eso «tienen productos diferentes y clientes satisfechos». Otro ejemplo a seguir es el de Steve Jobs. Según cuentan, antes de desarrollar el primer smartphone de la historia, les dio a sus ingenieros solo dos indicaciones: «quiero que tenga las máximas funciones posibles de las que hoy hace un ordenador» –lado izquierdo– y «que la gente se enamore al usarlo» –lado derecho–.
  2. «La innovación es solo para los de I+D»Las palabras son un reflejo de nuestros actos. Y nos condicionan. En España, explica Fran Chuan, se ha extendido la creencia de que la innovación (i) es el resultado de la suma de investigación (I) y desarrollo (D). ¡Error! La innovación es una receta con muchos ingredientes entre los que pueden estar (o no) la investigación y el desarrollo. Pero eso no significa que la innovación sea el resultado directo de la actividad de estos departamentos. Más bien es al revés: cuando surge una idea, sea ésta brillante o loca, los investigadores tratan de convertirla en factible y los desarrolladores de hacerla viable comercialmente.

Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *