News Octubre – ¿Es real la realidad? · Paul Watzlawick

DicereGlobalBlog Español, Newsletter, Newsletter 2017Leave a Comment

Sillón_lectura_octubre es

Sillón_lectura_octubre es

El libro que nos ocupa este mes ¡no tiene desperdicio! Su primera edición fue en 1977 y, a pesar del tiempo transcurrido, la aplicabilidad de sus paradigmas y reflexiones sigue absolutamente vigente.

Watzlawick, austríaco de nacimiento, educado en varios países y profesor en la Universidad de Palo Alto – California, es un autor que despliega una fina ironía en todas sus obras. En esta reflexiona sobre lo que somos, cómo vivimos los hechos que nos acontecen y las consecuencias de la interpretación que hacemos de ellos. Y nos dice, sin empacho: “Eso que llamamos realidad, ¡no existe!”

Para él existen dos tipos de realidad, por un lado, aquella que perciben nuestros sentidos y, por otro, lo que interpretamos con lo que han percibido nuestros sentidos. Veamos:

1. Un adulto está ante un semáforo en rojo, ve la luz, distingue el color e interpreta el significado. Sin embargo, un bebé, ve la luz, distingue el color, pero no sabe qué nombre le hemos dado a ese color, ni mucho menos puede interpretar su significado.

2. Una persona de cierta edad, caminando por la calle, resbala y cae (un hecho). Un padre y su hijo de corta edad presencian la escena; el padre reacciona preocupándose por las consecuencias que pueda tener la caída en la persona accidentada; mientras que el niño posiblemente tendrá como primera reacción la de reírse, pues lo interpreta como un divertimento.

Los hechos son hechos únicos; sin embargo, los significados y las consecuencias de las interpretaciones son múltiples. Esta variedad de interpretaciones hace que seamos tan diversos en nuestras creencias políticas, religiosas, deportivas, etc.

Ante la búsqueda de la innovación, es importante que tengamos en cuenta este concepto que nos puede parecer tan obvio. Debemos tratar de reconocer la realidad en sí misma (los hechos) y prever los distintos prejuicios con que se interpreta esta realidad. Tenemos que abrir nuestro propio prisma de interpretación, de modo que podamos actuar desde una perspectiva diferente y sumando otras interpretaciones del hecho.

Un gran libro con profundas reflexiones. Deseamos te parezca interesante y que tengas una feliz interpretación de los hechos.

Así comienza…

“Una situación o un estado de confusión puede definirse como la contraimagen de la comunicación. Con esta definición, sumamente genérica, quiere decirse simplemente lo siguiente: así como un proceso de comunicación bien logrado consiste en la correcta transmisión de información y ejerce sobre el receptor el efecto apetecido, la confusión es, por el contrario, la consecuencia de una comunicación defectuosa, que deja sumido al receptor en un estado de incertidumbre o de falsa comprensión. Esta perturbación de la adecuación a la realidad puede oscilar desde estados de leve perplejidad o desconcierto hasta los de angustia aguda, porque los seres humanos, como el resto de los seres vivientes, dependemos, para bien y para mal, de nuestro medio ambiente y esta dependencia no se limita a las necesidades de nutrición, sino que se extiende también a las de suficiente intercambio de información. Esto es válido sobre todo respecto de nuestras relaciones interhumanas, en las que para una convivencia soportable resulta particularmente importante un grado máximo de comprensión y un nivel mínimo de confusión. Repitiendo el aforismo, muchas veces citado, de Hora; «Para conocerse a sí mismo, hay que ser conocido por otro. Y para ser conocido por otro, hay que conocer al otro».”


Deja un comentario