Los 3 autoengaños y las 3 acciones correctoras

DicereGlobalArtículos, Blog Español, Fran ChuánLeave a Comment

Muchas veces nuestras creencias nos limitan. A veces lo que sabemos nos limita en lo que podemos llegar a saber o imaginar.Todo lo que puedas imaginar es real. Picasso

Concretamente, hay tres autoengaños que nos limitan muy notablemente en nuestro día a día empresarial:

1. La realidad no existe.

Todo lo que ocurre en nuestro alrededor se interpreta. Y son estas interpretaciones las que nos hacen vivir, experimentar y reaccionar de una u otra manera.

Encontramos cientos de ejemplos al respecto en el día a día. No tenemos más que abrir, de manera aleatoria, cualquier periódico. La misma noticia, sea del ámbito que sea (político, religioso o deportivo), es narrada de manera diferente según el periódico en cuestión. Y nosotros, basándonos en diversos factores como nuestros valores, estaremos de acuerdo o no.

Sin embargo, si somos capaces de observar el hecho de manera aséptica, él mismo nos llevará a reflexiones y/o acciones aplicables en nuestra actividad diaria que pueden resultarnos muy útiles.

2. El futuro no está definido.

El futuro es un tiempo que ha de venir y dependerá de nosotros mismos lo que en ese tiempo ocurra. Por ello podemos afirmar que el futuro se construye. Y no se construye solo, sino que tenemos capacidad de influir para que nos beneficie.

A esta construcción del futuro podemos aplicar mayor o menor ambición. Podemos pensar en crear el mejor producto/servicio del mundo o acotar nuestra ambición para crear un determinado ambiente de trabajo en nuestra zona de influencia.

3. La innovación no es un fin.

Se habla demasiado de la innovación como si fuera un activo que hubiéramos de conseguir. Y en realidad, nuestro error es que muchas veces no la vemos como una consecuencia. La innovación, como otras tantas cosas que no se pueden comprar –la felicidad es una de ellas–,  depende de nuestros pensamientos (mindset) y de nuestras conductas (behavior).

No nos cansaremos de decir que TODOS somos creativos e innovadores. Pero hemos de estar convencidos y pasar a la acción. Hemos de desaprender para aprender. Hemos de ser humildes para sumar. Hemos de ser ambiciosos para inspirar.

Fran Chuán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *