(La) innovación es femenino

DicereGlobalArtículos, Blog Español1 Comment

Ada-Mary

Ada-Mary¿Qué tienen en común la escritora irlandesa Mary Shelley y la matemática inglesa Ada Byron?

Las dos fueron mujeres innovadoras allá por el siglo XIX: la primera no necesita presentación, escribió, entre otras cosas, la terrorífica novela “Frankenstein” considerada la primera obra de ciencia-ficción moderna cuando tenía 19 años de edad, en un mundo completamente vetado a la cultura para las mujeres (ocultas bajo pseudónimos o bajo el apellido de sus maridos); y la segunda destacó, y mucho, en matemáticas…

Las biografías de estas dos mujeres individualmente ya son impresionantes en sí mismas, pero si además añadimos el detalle que las une, entenderemos un poco más sobre el origen humano de la innovación, lo que puede hacer aflorar la genialidad en los seres humanos.

Ada Byron es nada menos que la precursora del software, la inventora de bucles y rutinas informáticas para la máquina analítica de Babbage, considerada la antepasada de los ordenadores modernos como herramienta de cálculo mediante un lenguaje de programación, todo esto antes del año 1900…

Pues resulta que Ada Byron, como ya habréis supuesto, era la hija de Lord Byron, célebre poeta inglés al que no llegó a conocer porque abandonó a su familia cuando ella contaba con pocos meses de vida… Lord Bayron huyó de la encorsetada sociedad británica que tanto había revolucionado con su espíritu libertino y amoral, y se refugió en villa Diodati (Suiza), donde coincidió, entre otros, con Mary Shelley y su pareja, el también poeta Percy Shelley…

Por circunstancias del mal tiempo (el verano de 1816 se conoce como el año sin verano, por culpa de la ceniza transportada por una erupción volcánica en Asia) pasaron mucho tiempo sin poder salir de casa, y, para entretenerse, Lord Byron, amante de las historias de terror y fantasmas, propuso que cada uno de ellos creara una historia de ese género para compartirla después con el resto. Pues bien, Mary creó en ese lugar, en esas fechas y para ellos un relato corto sobre un ser formado por restos de difuntos “revivido” por un científico delirante…¿os suena?, ¿sí?, pues debió ganar el reto, puesto que lo fue completando para que al cabo de dos años se publicara como una novela bajo el título de “Frankenstein” (título original: Frankenstein o el moderno Prometeo.

La invención consiste en la capacidad de atrapar las posibilidades de un tema y en el poder de moldear y dar forma a las ideas que sugiere.

“Invention, it must be humbly admitted, does not consist in creating out of void but out of chaos.”
“La invención, según debe admitirse humildemente, no consiste en crear desde el vacío sino desde el caos.”

Mary WollstoneCraft Shelley

Así pues, vale la pena reflexionar después de leer este escrito sobre la innovación desde un punto de vista personal, es decir, las personas que han quedado en la memoria de todos como innovadoras, como aportadoras de algo nuevo en su tiempo, algo que pusieron a disposición de todos, no sólo en el campo tecnológico, sino en el de las artes, la literatura, etc…

¿Cómo creéis que influye el “ambiente” sobre la capacidad de innovación entendida como creación? Por ejemplo, Ada Byron, como hija de su padre, hubiera podido mostrar interés por la poesía y la literatura, sin embargo, fue criada por su madre que no había acabado muy bien con su padre (Lord Byron), y por eso no quiso que su hija se interesara por la literatura y la inclinó hacia las matemáticas y las ciencias…y, otro ejemplo: ¿qué hubiera pasado si en las vacaciones suizas el verano hubiera sido “normal” y los escritores allí reunidos hubieran tenido más tiempo para las excursiones al aire libre, más luz, etc?…¿se le habría ocurrido a Mary Shelley la idea para una obra de terror?

Escena de la película “Remando al viento”, basada en la vida de Mary Selley y dirigida por Gonzalo Suárez

One Comment on ““(La) innovación es femenino”

  1. Magda Nadal

    Innovar no sólo se conjuga en futuro, también debe mirarse al pasado, y además debe aprenderse de la gente del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *