Justificación y auto explicación

DicereGlobalArtículos, Blog Español, Fran ChuánLeave a Comment

Cuando una empresa o equipo decide incorporar la innovación en su día a día, cosa que ocurre cada vez con mayor frecuencia, se enfrenta a un “algo” que cataliza el nerviosismo y las dudas ante la incertidumbre o la indeterminación. Este algo se llama la auto excusa.

Incorporar un hábito nuevo a nuestra rutina conlleva un desaprender y un aprender. Algo similar a lo que nos ocurre con cualquier hábito que deseemos mejorar, como por ejemplo el de realizar ejercicio físico diario. Hemos de romper un hábito anterior (pongamos el de dedicar un tiempo a la lectura) por el de calzarnos las zapatillas y salir a trotar.Si esto lo repetimos el número suficiente de veces (algunos teóricos hablan de las 21 repeticiones) dejaremos de esforzarnos y el salir a trotar pasará a ser parte de nuestra rutina.

Pero si un día está nublado o estamos más cansados de lo habitual e interrumpimos este ciclo, es probable que volvamos a la lectura (que por otro lado no está nada mal) y las zapatillas pasen de nuevo a un segundo o tercer plano.

Con la innovación pasa algo parecido. Tenemos millones de excusas para, a la menor resistencia que encontremos, justificar nuestra vuelta a los viejos hábitos. Y, ¡tachán! se rompe la magia. Tal como dice N.Taleb en su libro El Cisne Negro, el ser humano es un crack auto explicándose y auto convenciéndose de que determinada cosa nunca tuvo sentido o todo lo contrario, que siempre lo tuvo. Por lo que ese grupo de personas que deseaba cambiar cosas probablemente acabará dando explicaciones sobre que aquella iniciativa no tenía mucho sentido. O peor aún, alegará que nunca llegó a existir tamaña iniciativa.

Si realmente deseamos que algo ocurra, debemos esforzarnos hasta conseguirlo y no permitir que nada se interponga en nuestro camino. Debemos ser disciplinados, o sea, ser constantes y tener paciencia.

Pero antes que nada debe existir el deseo real por incorporar ese nuevo “hábito”.

Fran Chuán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *