¿HINNOBACION?

DicereGlobalArtículos, Blog Español, Fran ChuánLeave a Comment

A las personas que lean esta pregunta seguramente les generará una sonrisa el ver en una palabra, en un concepto tan común, tantas faltas de ortografía. A las que sean algo más curiosas se les arqueará la ceja, preguntándose: “Qué mensaje hay detrás de esa provocación en formato ‘palabro’?” Y a otras les parecerá de lo más normal que alguien se invente palabras, pues lo entienden como algo cotidiano.

En realidad… ¡qué más da cómo escribamos las palabras! Lo importante es qué hagamos con ellas.

Es cierto que la escuela socrática avisaba que las palabras que usáramos marcarían nuestras conductas. Pero en el caso de la innovación, o como la queramos escribir, lo importante es el uso que hagamos de ellas y la coherencia de nuestros actos.

Cuando nos ponemos ante directivos nos encontramos con una respuesta unánime ante las siguientes dos preguntas:

  • ¿Es importante la innovación para ustedes?
  • En una relación de los valores de su organización, ¿está la innovación entre los principales (incluso impresos colgados a lo largo de los pasillos, salas de reuniones y despachos)?

Ningún directivo osaría dar una respuesta negativa ante estos dos retos. ¡Y menos aún cuando la pregunta se hace en un foro grupal!

Sin embargo, el silencio es mayoritario en la sala cuando les preguntamos: “¿Me podrían decir, revisando sus agendas, cuánto tiempo han dedicado en las últimas cuatro semanas a temas relacionados con innovación?”

Para echarles una mano y romper el silencio ampliamos la pregunta a: “¿Y a hablar con las personas e interesarse por su entorno, su día a día y en qué mejoras podrían introducirse en… (su puesto de trabajo, en la relación con los clientes, en…)?”

Aquí ya brillan los ojos, pero el tiempo dedicado a estos menesteres que aflora es porcentualmente muy poco en comparación a: procesos, ventas, márgenes, crisis, etc.

Desde aquí pedimos un favor: señoras y señores, seamos coherentes. Y lo pedimos muy sinceramente. Pues la coherencia es una cosa que los seres humanos valoramos muchísimo, consciente e inconscientemente.

Si de verdad creemos que la innovación es importante en y para nuestra organización y para el futuro de la misma… dejemos de hablar de ella, dejemos de imprimirla en pasquines y cartelería. Actuemos. Hagamos que nuestra agenda refleje lo importante que es para nosotros.

Y cómo la escribamos ¡¿qué más da?!

Fran Chuán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *