Para que quede claro, ¿Emprendedor o Innovador?

Fran ChuanBlog Español, Fran ChuánLeave a Comment

El uso de la palabra Innovación suele generar cierta confusión, ¡todavía! Pero si además añadimos a nuestro discurso los términos de emprendeduría o creatividad, a menudo se nos produce una amalgama de conceptos ambiguos e interrelacionados.

Emprendedor e Innovador NO significan lo mismo, ni tan siquiera son dos palabras que tengan que ir de la mano. Tendemos a pensar que todo Emprendedor debe de ser Innovador, y además, como relacionamos innovación con comercialización y negocio, creemos que ser Innovador implica ser Emprendedor. La realidad es que NO existe una correlación directa y necesaria entre estos dos términos.

Pongamos un sencillo ejemplo: Cristina y Ana son dos inquietas hermanas a quiénes les encanta viajar por el mundo, y que siempre habían soñado con tener un negocio propio. Hace unos años en uno de sus viajes con amigos entraron en una tienda de souvenirs, compraron un par de detalles y siguieron viaje. Durante el resto del viaje a menudo recordaban esa tienda, no sabían exactamente por qué les había llamado tanto la atención, pero sabían que había algo especial en ella. Inesperadamente encontraron otra tienda de la misma firma en otra ciudad que visitaron ya casi al final del viaje. ¡Perfecto! -se dijeron-, ahora vamos a fijarnos bien en la tienda.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Entraron y con toda la intención se detuvieron a observar tanto el qué se ofrecía (tipos de productos, procedencia de los mismos…) y el cómo se ofrecía (estructura de la tienda, imagen…). Las hermanas captaron la idea, se ilusionaron y, nada más llegar a su ciudad de origen, se decidieron a crear el negocio que hacia tanto tiempo que querían abrir. Cristina y Ana ahora ya tenían claro que querían abrir una tienda de souvenirs, en un céntrico local de su ciudad, y con un formato determinado. Las dos estaban convencidas de que tendría éxito.

Resumiendo: Las hermanas copiaron el modelo exacto de tienda que habían descubierto en su viaje, incluso se pusieron en contacto con la firma extranjera para tener más información sobre la experiencia. Tras mucho esfuerzo consiguieron implantar el negocio, y con el paso del tiempo disponen de una serie de tiendas distribuidas por toda España y han construido un negocio rentable.

¿Creéis que la historia de Cristina y Ana se trata de un caso de una innovación o de un caso de emprendeduría?

Ciertamente, nuestras amigas son dos emprendedoras que han trasladado con éxito una idea de un entorno a otro. Sin embargo, la innovación en el modelo de tienda la realizó otra persona en aquel país que visitaron un día.

En el próximo post os explicaremos un caso real del negocio que ha creado una persona que sí es emprendedora e innovadora, es el caso del 8 Rooms Madrid.

Fran Chuán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *