¿Coherencia política? ¡Ojo, que aprendemos por mimetismo!

DicereGlobalArtículos, Blog Español, Fran ChuánLeave a Comment

¿Cuántas veces hemos oído a nuestros líderes políticos hablar de la importancia de la innovación? Sin embargo, no somos capaces de observar aplicaciones de lo que predican… en sus hechos.

Permitámonos una parábola o hipérbole.

Estamos en un hogar doméstico cualquiera. Un buen día nos damos cuenta de que nos hemos endeudado más de lo que debiéramos y decidimos reducir nuestro % de endeudamiento.

Para reducir este porcentaje contamos con dos opciones:

  1. Reducir gastos
  2. Incrementar ingresos

Con cualquiera de las acciones nuestra maltrecha ratio de endeudamiento descendería.

A primera vista, la primera de las dos opciones es la que nos resulta más intuitiva, la fácil. Nos ponemos ante el ordenador y hacemos una hoja de cálculo en la que describimos cada uno de nuestros motivos de gasto y el importe que le prevemos.

Y, línea a línea, quedan plasmados todos aquellos “agujeros” y gastos corrientes que tenemos. Le añadimos un totalizador al final de la columna de importes y… ¡hete aquí!… ya tenemos el inventario. Ahora le añadimos una señal de priorización para detectar que gastos son sí o sí imprescindibles y cuales son reducibles o eliminables.

Si optamos por esta vía, habremos obtenido un diagnóstico certero de nuestra salida de haberes y procederemos a actuar con recortes (palabra ahora mismo de lo más fashion, junto con la de prima de riesgo).

La segunda opción se nos antoja más complicada, pues lucha contra un paradigma tatuado en nuestras neuronas, y es que el ingreso es el que es y es difícilmente incrementable. Al menos de manera notable. Y encima nos pilla desentrenados por esos años donde no era necesario darle a las neuronas para progresar –cuanto menos económicamente-.

Para empezar debemos tener en cuenta que, para conseguir un incremento notable de nuestros ingresos, hay fundamentalmente dos vías:

  • la del pelotazo especulativo, concepto actualmente agotado tras el uso y abuso indiscriminado del que ha sido objeto.
  • la de hacer cosas diferentes, abrir nuevos mercados, detectar y aprovechar nuevas oportunidades… en resumen, crear nuevas vías de ingresos. Eso a lo que comúnmente llamamos “innovar”.

Pues bien, en estos últimos años esta segunda opción había desparecido del mapa de nuestro hogar por innecesaria, pero existe, sólo estaba “en modo reposo”. Ahora hablamos de ella y sólo nos hace falta saber cómo activarla.

De hecho, lo mismo que les ocurre a nuestros máximos dirigentes políticos que abordan la solución a nuestros problemas –los de todos- con la opción 1), la de búsqueda de mecanismos para reducir la ratio de gasto. Aunque nos cuesta ver en qué punto del proceso están, sí han conseguido llegar a describir todas las partidas en el Excel para trazar el diagnóstico que nos permita el recorte adecuado.

Lo que parece claro es que todavía no han llegado a poner en marcha la opción 2), para encontrar nuevas e imaginativas vías de ingreso ¡y que sean válidas para todos!

Fran Chuán

0 Comments on “¿Coherencia política? ¡Ojo, que aprendemos por mimetismo!”

  1. Bravo Fran!
    Conviene que de vez en cuando alguien colabore en la mejora colectiva poniendo al alcance de la mano una relectura del hecho que un cociente està formado por numerador i denominador.
    Comparto contigo la necesidad de una visión global completa para poder innovar y la falta de ambición creativa de la clase política (gobierne o esté en la oposición).
    Hecho en falta un comentario, obvio i fácil, relativo al estado de ánimo que provocan las dos opciones de cambio. Recortar deprime mientras que innovar y generar más ingresos motiva y alegra.
    Por lo tanto, y en vista del contexto, a innovar toca.
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *